Espacios Naturales / Literatura

Paso a paso, cuento a cuento.

Un amigo nos preguntó si no nos cansábamos de contar siempre el mismo cuento y nuestra respuesta es: no.

Ningún día es igual a otro.

Cada uno de los oyentes son distintos.

No todos los profes preparan igual nuestra visita a su centro.

No siempre nos levantamos con el mismo ánimo.

Tendríamos que habernos llevado a nuestro amigo el pasado 17 de octubre al CEIP Ramón y Cajal de El Ejido, donde tuvimos cuatro sesiones con los niños de 3,4 y 5 años, 217 niños escucharon “El árbol de las piruletas” y “Un delfín entre las estrellas”. Cada una de las sesiones fue un mundo diferente, con unos cantamos y bailamos, con otros jugamos más al paracaídas, a unos les gustó más el bosque, a otros el mar, pero todos disfrutaron y se sorprendieron con las muestras que llevamos, con nuestras historias, con nuestras canciones.

El martes los niños comprendieron, por desgracia, mejor nuestro cuento. No hacía falta explicarles mucho el problema de los incendios porque, aunque son muy pequeños, se dan cuenta del desastre de Galicia. Ver arder un bosque es algo que no se olvida.

Así que no, no siempre es igual. Contar cuentos no  es algo mecánico, ni mucho menos rutinario. Cada día es una experiencia única que nos gusta disfrutar, porque creemos que los cuentos son una buena herramienta para cambiar el mundo. Y en ello estamos, haciendo caminos. Paso a paso, cuento a cuento.

Deja una respuesta

Su correo no será publicado.Los campos marcados son obligatorios *